• slide

¿POR QUÉ LOS JÓVENES DEBERÍAN LEER?

Lo primero que los jóvenes deben saber es que los libros son la mejor vía con la que contamos para escapar de la realidad.


En estos tiempos de reclusión forzosa, por ejemplo, ¿cuántas vidas se han salvado de caer en el abismo de la depresión? ¿Cuántas personas han sido rescatadas del oleaje furioso del aburrimiento gracias a ese libro que le sirvió en el último momento de boya flotante? ¿Cuánta gente se ha aferrado a esa última historia, y luego a la siguiente, y a otra más, y así, mientras difería una decisión trascendental?
Muchos jóvenes me han dicho que el encierro se les ha hecho insoportablemente tedioso, y que las preocupaciones no les dejan concentrarse, que el insomnio se extiende cada noche un poco más y que el panorama futuro está en medio de tinieblas, y lo único que les puedo responder es que todos estamos pasando por lo mismo, aunque las circunstancias varíen en cada caso y los problemas en consecuencia tengan una peor o mejor perspectiva, pero con certeza puedo decirles que a los que nos gusta leer hoy estamos acompañados de nuestros libros, y aprovechamos cada minuto para ponernos al día en esas obras que se iban acumulando en los libreros, o, en un intento por regresar a nuestros mejores tiempos, hemos vuelto a leer esos libros que en su momento nos deslumbraron, o aquellos que nos sobrecogieron y nos arrancaron lágrimas... En otras palabras, mientras estamos encerrados, salimos furtivamente a conocer otros lugares, o viajamos en el tiempo incluso, y remontamos parajes desconocidos, y como buenos voyeuristas, nos internamos en la vida de otras personas sin que ellas se enteren, y en todas esas aventuras, nos evadimos un buen rato de la realidad que nos abruma.
Me dicen con frecuencia algunas personas que prefieren mirar la película o que se haga la serie antes que leer una historia. Y yo lo lamento profundamente, lo lamento por ellos, por supuesto, porque además de conocer cada uno de los detalles de esa historia que jamás serán recogidos en una pantalla, y de adentrarse en ella por medio de su propia mente, y de figurarse a los personajes con sus propios pensamientos, lo hacen medio adormilados, con el cerebro en pausa, usando las imágenes y las formas o los paisajes que otro imaginó tras haber leído aquel libro. Y a mí que me encanta el cine y me gustan muchos las series o los documentales, no dudo en cambiarlas por las palabras escritas gracias al autor que concibió originalmente una idea, o el que la trasladó desde los rincones del pasado hasta el presente para que la conociéramos, o el que la rescató de entre las tinieblas y la dotó de luz para que la pudieran conocer las generaciones futuras.
Y para los jóvenes que en estos tiempos han tenido la necesidad de escribir y no saben por dónde empezar, el mejor consejo que les puedo dar es que lean mucho, y que traten de leer distintos géneros, desde  poesía hasta la narrativa más extensa de las novelas, pues no existe ni existirá jamás un escritor que no haya sido antes un buen lector.

Oscar Vela Descalzo




Escritor, doctor en Jurisprudencia y abogado. Es autor de ocho novelas, su última Ahora que cae la niebla (Alfaguara, 2019).
Es articulista dominical del diario El Comercio. Articulista y autor de las reseñas literarias de la Revista Cultural Mundo Diners.

Nos encanta que Oscar Vela sea parte de la comunidad Paseo San Francisco.

Oscar Vela Descalzo


¿Quieres leer más blogs post?